top of page
Blog: Subscribe

No Puedo, No Quiero y Lo Intentaré.

Actualizado: 19 mar

Esta es la historia de tres hermanos, que vivían con su mamá y su papá en una casita del pueblo Progreso. El mayor se llamaba No Quiero, el siguiente No Puedo y el mas pequeñito Lo Intentaré.



Un día la mamá le pidió al mayor de sus hijos que sacará una moneda que tenía guardada en lo alto del estante para comprar el pan y la respuesta de este fue “nooo, no quiero, mande a otro”; su mamá no lo obligó y le pidió lo mismo a su segundo hijo, este dijo: “no puedo estoy ocupado, dígale a otro, yo no puedo”, ella tampoco lo obligo y decidió hacer la tarea ella misma, pero su hijo menor le dijo “mamá, yo lo intentaré solo me tienes que esperar un poco mas”; así lo hizo, acercó una silla, luego puso un cajón sobre ella y con mucho cuidado se encaramó hasta sacar la moneda, fue corriendo a su mamá y se la entregó, ella muy complacida le sonrió y le dio un tierno beso en la mejilla.


Pasaban los días y siempre era lo mismo los padres mandaban al mayor y nunca quería, mandaban al segundo y nunca podía y el mas pequeño hacía todo para lograr lo que le pedían, a veces con ayuda pero siempre terminaba su trabajo, Lo Intentaré siempre estaba dispuesto para lograr todo aquello que se proponía.


Llego el invierno y fueron con sus padres a vacunarse contra una pandemia que prometía ser muy dañina. A No Quiero fue imposible vacunarlo pues lloró, pataleo y al final salio corriendo. A No Puedo tampoco lo pudieron vacunar, porque entre pataletas y llanto gritaba “no puedo, no puedo”, y el papá no lo obligó. El mas pequeño, Lo Intentaré, puso su brazo sin un gesto de dolor y la enfermera lo vacunó sin ningún problema. Al cabo de un tiempo sucedió que la enfermedad se hizo presente y No Quiero cayó enfermo con dolor de cabeza y se le hicieron unos hoyitos en la cara que lo ponían muy feo. No Puedo también se enfermó y ambos estuvieron en cama mucho tiempo. Lo Intentaré sin embargo, estuvo siempre sano y feliz jugando con sus amigos.


En la víspera de navidad los tres hermanos escribieron a Santa Clauss, y grande fue su sorpresa cuando en noche buena encontraron en el árbol las respuestas para ellos:

  • No Quiero, este año no llegará tu regalo porque el encargado de fabricarlo no quiere hacerlo mas, lo siento mucho, Santa.”

  • No Puedo, este año no puedo llevarte lo que me pediste porque no pude encontrarlo, lo siento mucho, Santa.”

  • Lo Intentaré, como este año no pediste nada para ti me pareció bueno llevarte esta bicicleta ya que no gasté en los regalos de tus hermanos. Un abrazo, Santa.


Desde ese momento en adelante No Quiero y No Puedo empezaron a querer y a poder para así lograr todo lo que su pequeño hermano Lo Intentaré había logrado.




Fuente: La vida en letras, ajustado.

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


Transforma tu Bienestar Financiero.
 Libérate de deudas, cargas y estrés. 

Nuestra misión es  ayudarte a recuperar tu equilibrio financiero para que puedas prosperar. Y para que puedas dedicar más tiempo a lo que más te gusta hacer.

Vive tu

Bienestar

bottom of page