top of page
Blog: Subscribe

3 hábitos que las personas emocionalmente resilientes evitan.

La resiliencia emocional es la capacidad de tolerar emociones difíciles sin dejar de actuar según sus valores.


Algunos ejemplos:

  • Permanecer atento y escuchar atentamente las críticas de tu pareja a pesar de sentirte herido y querer devolverle la crítica.

  • Cumplir con su compromiso de evitar aquellos hábitos alimenticios durante un mes a pesar de sentirse increíblemente estresado y saber uno de estos gustitoste haria sentirte realmente bien en este momento.

En lo opuesto, la fragilidad emocional es cuando somos secuestrados por nuestras emociones dolorosas y terminamos saboteando nuestras mejores intenciones:
  • Arremetiendo con un comentario pasivo-agresivo en lugar de reconocer tu enojo.

  • Perderte en espirales de preocupación y catastrofismo tan pronto escuchas una mala noticia.

Si quieres ser más resistente emocionalmente, ten cuidado con estos tres malos hábitos que a continuación revisarás, y que te mantienen emocionalmente frágil.


1.- Huir de las emociones dolorosas.

Nuestro instinto natural es evitar las cosas que causan dolor. Por ejemplo: si sientes que te arde la yema del dedo después de tocar un sartén caliente, tiene sentido retirar rápidamente el dedo de la sartén para evitar una quemadura grave. Pero el objetivo de quitar la mano de la sartén caliente no es evitar el dolor. El objetivo es evitar el peligro , en este caso, el daño a los tejidos.

El dolor es solo un mensajero que te dice que tengas cuidado con el peligro.

Solo piensa en cuántas quemaduras graves tendrías en los dedos si tus manos fueran incapaces de enviar señales de dolor a tu cerebro. Este mismo principio se aplica al dolor emocional… Al igual que el dolor que siente en el dedo cuando te quemas, el dolor emocional como la ansiedad, la culpa o la tristeza son incómodos pero no peligrosos en sí mismos.


Ejemplo sencillo:


Sientes miedo cuando un oso te persigue. El miedo es solo la forma en que tu cerebro intenta ayudarte a mantenerte con vida y no ser mutilado por el oso. El verdadero peligro, por supuesto, es el oso. Desafortunadamente, es fácil confundir el dolor emocional con un peligro y empezar a tratarlo como tal, huyendo...

Te siente ansioso (a) por un gran proyecto en el que necesita trabajar e inmediatamente te distrae con muchas tareas menores. Te sientes triste e inmediatamente te pierdes en algunos videos divertidos de Tik-Tok. Tu pareja te pregunta qué te pasa después de un mal día en el trabajo y, en lugar de explicarle cuánto miedo tienes de perder tu trabajo, lo evitas por completo diciéndole que está "solo un poco estresado".


Aquí está el problema:


Huir del dolor emocional te hace sentir mejor a corto plazo, pero te hace sentir peor a largo plazo. Cuando habitualmente evitas algo, le estás enseñando a tu cerebro que esa cosa es peligrosa. Esto significa que la próxima vez que aparezca esa cosa, te sentirás más asustada (o).

Ahora, esto es bueno si lo que estás evitando es realmente peligroso, ¡como un oso! Pero es un gran error si lo que estás evitando no es realmente peligroso, sino simplemente doloroso: tristeza, ansiedad, ira, culpa, resentimiento o cualquier emoción dolorosa.


Al evitar habitualmente las emociones dolorosas, le estás enseñando a tu propio cerebro que es peligroso sentirse mal. Pero sentirse mal emocionalmente es una parte normal e inevitable de la experiencia humana. En realidad no puedes evitarlo. Pero cuanto más lo intentas, peor se vuelve tu sufrimiento al final.


Recordar:

Que te sientas mal no significa que sea malo.
  • Deja de huir de las emociones dolorosas y aprende a validarlas.


2.- Confiar en tus pensamientos.


Tu mente es poderosa.


En particular, la capacidad de su mente para contar historias y construir creencias puede tener un efecto profundo tanto en la forma en que te sientes como en la forma en que actúas.


Un ejemplo:


Un hombre tenía problemas de ira en el trabajo y corría el riesgo de ser despedido si no se daba cuenta y aprendía a llevarse mejor con sus compañeros de trabajo. Su ira solía aparecer cuando sus compañeros de trabajo no terminaban su trabajo a tiempo, o al menos no tan rápido como a él le hubiera gustado.


Eventualmente, llegó a la idea de que sus estándares de puntualidad eran irrealmente altos. Pero a pesar de reconocer esto intelectualmente, todavía sentía que de alguna manera estaba mal que sus compañeros de trabajo llegaran un poco tarde al trabajo. Y esta creencia en lo malo de llegar tarde lo mantenía enojado e irritable en el trabajo.


Después de mucha exploración, entendí que esta creencia de que llegar tarde estaba mal tenía su origen en un solo comentario que su padre había hecho cuando era niño, algo así como "Llegar tarde es una forma de falta de respeto a todos los que te rodean". .”


Entonces, durante más de 40 años, el pensamiento inicial de este hombre cuando alguien llegaba tarde era que estaba siendo irrespetuoso y, como era de esperar, se sentía enojado como resultado. Sin embargo, lo extraño fue que durante 40 años nunca había cuestionado o explorado este pensamiento, historia que su mente le estaba contando. Y cuando lo hizo, y comenzó a buscar otras historias y explicaciones menos reprobables moralmente sobre por qué las personas podrían llegar tarde, su ira y frustración se disiparon rápidamente.


Para bien o para mal, las historias que nos contamos afectan profundamente nuestros sentimientos y nuestras acciones.

Gran parte de su falta de resiliencia emocional en torno a la ira provino del simple hábito de aceptar esta historia sin cuestionarla. Pero una vez que aprendió a ser consciente y a cuestionar sus propios pensamientos, creencias e historias, no solo disminuyó sustancialmente su ira e irritabilidad, sino que su comportamiento y desempeño también mejoraron dramáticamente.


Recordar:


El hecho de que sea un pensamiento no lo convierte en realidad.


Aprende a cuestionar tus propios pensamientos e historias y te encontrarás mucho más resistente emocionalmente de lo que creías posible.
3. Dejar que las emociones dicten tus decisiones.

Recuerda del punto N° 1 anterior que no importa cuán dolorosas se sientan, las emociones solo están tratando de ayudar. Lo que significa que debemos evitar caer en la trampa de pensar en las emociones como malas o peligrosas e inmediatamente tratar de evitarlas.

Como dice el viejo refrán, no dispares al mensajero.
Pero también es posible caer en una trampa en el otro extremo del espectro, suponiendo que tus emociones siempre te llevan en una dirección útil.

Por ejemplo:


Estás considerando la invitación de un amigo para ir de safari a África, algo que siempre has soñado hacer. Pero cada vez que lo piensas, empiezas a ponerte nerviosa (o), incluso al punto del pánico, cuando te das cuenta de que tendrás que volar en un avión, algo que te aterra. Al final, te convences de que “es lo mejor” decir que no y rechazas la invitación. Racionalizas todo tipo de otras razones por las cuales, pero al final del día, es porque tienes miedo de sentir miedo en el avión.


Aquí hay otro ejemplo un poco más común:


La asistente de servicio de un café muy conocido te entrega tu té. Tomas un sorbo mientras sales por la puerta y te das cuenta de que es el té equivocada: un chai en lugar de un café con leche de vainilla. Considera regresar y pedirles que vuelvan a hacer el pedido, pero luego se imagina lo incómodo que sería pedir un reemplazo. Además, no quieres que se sientan mal. Así que aceptas el chai en lugar del café con leche de vainilla que habías estado esperando toda la mañana.


En ambos casos, estás permitiendo que una emoción dicte tu decisión.


El problema a veces es que tus emociones y lo que te alientan a hacer no se alinean muy bien con tus valores. Lo que significa que si te acostumbras a dejar que tus emociones dicten tus decisiones, terminarás actuando en contra de tus propios valores (por cierto, esta es la raíz del autosabotaje).


Por supuesto, no hay nada de malo en escuchar tus emociones y considerarlas como entrada. Después de todo, ¡a veces tus emociones se alinean muy bien con tus valores!

Pero si tienes el hábito de simplemente permitir que sus emociones dicten tus decisiones, especialmente las decisiones importantes de tu vida, te estás preparando para una vida de arrepentimiento, baja autoestima y fragilidad emocional, todo lo cual es el resultado natural de comprometer tus valores para satisfacer tus emociones.


Recordar:


Escucha tus emociones, pero no confíes en ellas.

Es tan probable que las emociones te desvíen como que te guíen hacia la realización. Entonces, cuando llegue el momento, usa tus valores para guiar sus decisiones.


Si quieres ser más resistente emocionalmente, evita estos tres malos hábitos:

  1. Huir de las emociones dolorosas.

  2. Confiar ciegamente en tus pensamientos.

  3. Dejar que las emociones dicten tus decisiones.


Fuente: Medium.com / Nick Wignall. (https://nickwignall.com)

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


Transforma tu Bienestar Financiero.
 Libérate de deudas, cargas y estrés. 

Nuestra misión es  ayudarte a recuperar tu equilibrio financiero para que puedas prosperar. Y para que puedas dedicar más tiempo a lo que más te gusta hacer.

Vive tu

Bienestar

bottom of page